El futuro de la planificación de palabras clave



Actualizado el:

Son muchos los elementos que intervienen en la planificación de palabras clave y no todos ellos trabajan al mismo nivel. Cuestiones como la distribución estratégica de las mismas, su grado de densidad o el nivel de calidad otorgado por Google, han de estar presentes en la toma de decisiones previas a la generación de publicaciones SEO.

Para que te quede claro, piensa que la escritura orientada al posicionamiento ha de agradar a Google, pero un texto demasiado coartado por los condicionantes algorítmicos del buscador puede dejar frío a un lector harto de repeticiones estructurales y slugs que intentan redireccionarle a otra parte.

La solución, como siempre, pasa por encontrar un término medio que asegure una correcta orientación en el proceso de indexado de Google, al mismo tiempo que refresca al lector de tanta reiteración innecesaria.

¿Qué es la planificación de palabras clave?

En términos generales, se puede decir que la planificación de palabras clave es la estimación del éxito de las publicaciones de un site de forma previa a la propia edición del contenido. Si lo piensas, esto ofrece muchas ventajas a la hora de competir con otras iniciativas que están tratando de posicionar una combinación de palabras que haga referencia al objeto de su negocio.

Dependiendo de la competencia que haya asociada a esa combinación de palabras y el nivel de calidad de la misma, Google estimará el coste de cada clic que llegue al site, de forma que una baja competencia y un nivel de calidad alto supondrán un coste menor.

Por supuesto este proceso está orientado a lanzar una campaña publicitaria a través de AdWords, pero en gestión de contenidos, la escala de costes por clic aportada por Google, es decisiva para medir el grado de competencia al que se hace frente en cada nicho léxico.

Sabiendo esto y teniendo en cuenta la mecánica de los mercados sin regular, estamos al borde de un escenario cuyas implicaciones son difíciles de prever, más y más porque nunca antes el comercio de palabras ha sido tan intenso y decisivo a la hora de lograr el éxito empresarial.

En el futuro, todos trabajaremos para Google

Sin embargo, el mundo de la consultoría SEO parece andar a la deriva. Como mercado emergente que es, son muchos los buscadores de fortuna que perpetúan la creación de textos mediocres y los errores gramaticales para poder situar los sites de sus clientes en lo más alto de la clasificación otorgada por Google por cada combinación de palabras clave.

Por ejemplo, un estratega SEO quiere posicionar la Keyword “alquilar camion”. Lo primero que hará será echar un vistazo a los datos de volumen de búsquedas aportados por la herramienta estrella de AdWords, el Keyword Planner de Google.

Una vez haya comprobado que eliminar el acento en la palabra “camion” supone reducir considerablemente el coste por clic de la keyword dentro de un volumen de búsquedas similar, no dudará en crear una campaña donde puje por ese término y lo peor, editará publicaciones en el blog de su sitio que, si son lo suficientemente relevantes, abaratarán aún más el coste por clic de sus anuncios.

Siguiendo el circuito, un estudiante de primaria, está buscando información sobre camiones en Internet y llega por casualidad a un post donde la palabra “camion” está mal escrita por sistema a lo largo de todo el artículo. Por ende, el lector pensará, especialmente si no tiene mucha instrucción académica que esa palabra se escribe así. Este es un caso bastante light pero los hay mucho peores.

El problema resulta evidente ¿no crees? Si tenemos en cuenta la tendencia a la economía del lenguaje y los nuevos usos lingüísticos que emanan desde la música, el cine o la literatura, no debería suponer un daño añadido a las estructuras ortográficas que ligan una lengua.

Sin embargo, exponer la pureza del lenguaje sin ninguna intención artística es muy diferente, ya que el único objeto del SEO es reforzar la visibilidad de los contenidos aportados a la red global por una website determinada, la cual generalmente solo tiene un objeto, producir beneficios.

El abismo de la globalización léxica

En cierto sentido, Google basa su evolución en la idea de que compartimos un código común a la hora de buscar información. Una búsqueda no aparecerá sugerida en su display si no ha sido llevada a cabo por alguien de forma previa.

Desde luego ellos son conscientes de ese poder y Google tiene muchas formas de dar prioridad a las prácticas SEO blancas, pero no olvidemos que AdWords genera la mayor parte de los beneficios de la compañía y algunas empresas dependen exclusivamente de su servicio para promocionarse, así que la ocupación de todos los espacios léxicos de búsqueda, es parte indispensable de su estrategia SEM.

Por tanto, aunque Google sea capaz de devaluar el contenido con errores ortográficos, en su seno está el fin de la estandarización léxica, ya que permite la promoción directa de búsquedas que transgreden la lengua, minimizando la capacidad del usuario de discernir la corrección de la incorrección.

Para terminar, conviene recordar que, a pesar del lugar que ocupa Wikipedia como administrador global del conocimiento, es muy frecuente encontrar errores o imprecisiones que se han de corregir a diario, lo cual refuerza la impresión extendida en el ámbito académico de que si bien la cultura es de todos, la producción de la misma debería evaluarse con más calma.

¿Te ha parecido interesante? ¡compártelo!

Deja un comentario

Suscríbete

¡Únete al corral de Weeg! Artículos sobre todo lo que rodea al mundo web y al amplio universo del diseño.

Weeg – Copyright © 2017